entete

village

maison3

place-bananiers

A dos pasos de España, enclavado entre colinas, el pueblo de Ainhoa fue construido en el siglo XIII por monjes premonstratenses. Sirvió de alto en el camino de Santiago de Compostela y de posada en la vía comercial entre los reinos de Francia y de Navarra. Destruidas durante la guerra de los treinta años, y luego reconstruidas, las casas datan de alrededor de 1650.

El pueblo está organizado en forma de bastida y las fachadas de las casas de la provincia de Labourde con sus entramados de madera están orientadas al sureste.

Dominando el pueblo, la ermita de Nuestra Señora de Aubépine (María se le apareció a un joven pastor en un matorral de espino blanco) posee un vía crucis, una cueva y un calvario y ofrece un panorama único. Se organiza un  peregrinaje en Pentecostés.

El bosque que se extiende sobre más de 400 ha, alberga una fauna rica.

Los mejores momentos del pueblo son en torno al 15 de agosto (fiestas patronales) y a mediados de octubre (fiesta de la paloma).

Forma parte de la D.O. «Pimientos de Ezpeleta» y de la asociación de los pueblos más bonitos de Francia.

RandoGolfPiments

 

 

CHC
back